Galería

Emoción, música, alegría y un grato momento para José Emilio al participar en el Festival de su escuela.  Su madre nos ha contagiado la felicidad que le embargó ver bailar a su hijo y queremos compartir su video.  La toma enfoca en primer plano a Emilio y a su pareja.

Al bailar también se ejercita el cerebro porque implica aprender rutinas que mejoran la memoria, los reflejos y la coordinación. Bailar produce un aumento de endorfinas que combaten el estrés mejora el humor y produce felicidad. La libertad de expresar felicidad mediante el movimiento rítmico es algo que no se puede explicar… ¡Felicidades José Emilio, queremos seguir viéndote bailar!